¡Como lo leeis! Efectivamente, tengo una plaza en la escuela de Matronas ¡Bien!

Han pasado más de seis meses desde mi última aparición por aquí y antes que nada perdón por no haber actualizado antes, me consta que algunas andabais pendientes con este tema. Pero ya estoy aquí y he pensado que la mejor  manera de agradeceros por el interés es con este post (¡Aviso es largo!) detallando el proceso. Han sido meses de reorganización personal, planes futuros y esperas, en los que me ha costado un poco reubicarme, pero aquí estoy para contaros cómo ha sido el camino y lo que llega ahora. ¿Quién se queda? 

¿por qué volver a empezar? 

Hace 6 años que soy asesora de porteo, he tenido épocas de más o menos actividad y de más o menos presencia en redes sociales. Me ha permitido compaginar las asesorías con mi vida familiar e ir incrementando mi actividad conforme los niños me han ido dejando más espacio.

Aquí en Alemania, la gente valora mis servicios y he llegado a un punto en el que me llegan solicitudes de una manera regular. Madres, matronas y otras profesionales como fisioterapeutas, me recomiendan cuando alguien les pregunta por una asesora de porteo en Heidelberg.

Podría decirse que me va mejor que nunca,  pero ha llegado un punto en el que el ratio esfuerzo/ingresos no me compensa. Por eso, a finales del año pasado, decidí que tenía que encontrar otra fuente de ingresos. 

 

vocación vs dinero 

Después de todo el esfuerzo que le he dedicado a este proyecto, dejarlo todo y volver a buscar un trabajo acorde a mi CV  y  experiencia profesional pre-asesora de porteo no me estaba resultando fácil. Bueno, no solo por el esfuerzo sino porque realmente me apasiona trabajar con madres. 

Tenía que buscar un compromiso entre dedicarme a algo que me gusta y una entrada de dinero más estable, pero me estaba costando mucho hacerme a la idea, ya que no veía muchas posibilidades.

Fue mi cuñada quien me planteo hacer un Ausbildung (formación) de matrona. Ella es Suiza y conoce el sistema educativo Alemán mucho mejor que yo en aquel momento. Me pilló de sorpresa. Para mí, ser matrona implicaba estudiar enfermería, presentarme al EIR y conseguir una plaza para la residencia. Si lo que buscaba era aumentar mis ingresos, 7 años de estudios no encajaban exactamente en mis planes.Ahí es cuando me enteré de cómo funciona aquí y vi una puerta abierta delante de mí. 

 

ser matrona en alemania

 La formación se hace directamente en la escuela de matronas u obstetricia (Hebammenschule). Hasta hace unos años la formación no era universitaria sino una formación técnica de grado superior, Ausbildung. Hace varios años que cada escuela puede escoger si ofrecen la formación solo como Ausbildung o combinada con el grado universitario y, a partir del año que viene, pasa a ser un grado universitario en toda Alemania. La formación dura entre 3 y 3’5 años y, debido a su gran carga práctica ¡Se cobra desde el primer día!

 Esta posibilidad encajaba mucho mejor en mis planes, así que, me emocioné y decidí intentarlo.

Las plazas para la Hebammenschule están muy peleadas. Como en todo, es una cuestión de oferta y demanda, y aquí la demanda es mucha y la oferta poca. Además yo tenía la limitación de no poder desplazarme a otra escuela, si quería hacer la formación tenía que conseguir plaza en Heidelberg. Sin presión.

conseguir una plaza en la hebammenschule

Lo primero que hice fue llamar a la escuela para saber qué requisitos eran necesarios. Se da la circunstancia de que Heidelberg es una ciudad con mucho renombre en medicina y ciencias de la salud, por lo que la demanda aquí es mayor. Selectividad es requisito casi imprescindible  (normalmente para un Ausbildung no lo es) y la mayoría de las que se presentan han hecho prácticas voluntarias largas en paritorio con la que consiguen sus cartas de recomendación.

La escuela ofrece 15-16 plazas por curso y, para que os hagais a la idea, a las entrevistas personales fuimos convocadas más de 200!! Y eso era después de la primera criba.

Vamos, que si quería una plaza no iba a bastar con homologar los títulos de bachiller y selectividad y rellenar un par de formularios, tenía trabajo que hacer (y ansiedad que controlar).

 

la, no tan dulce, espera

El proceso, en mi caso, duró desde Noviembre a Agosto. 10 meses desde que me decidí, hasta que me confirmaron la plaza.

La homologación de mis títulos y es por donde empecé. Tuve que llevarlos a traducir oficialmente, hacer una copia compulsada y mandarlos a la oficina correspondiente. A principios de Febrero ya había enviado todos mis documentos y cruzaba los dedos para que la homologación llegara a tiempo ya que solo tenía hasta finales de mayo para presentar mi solicitud. 

Durante parte del tiempo de espera, decidí hacer las prácticas. Ya os contaba aquí cómo conseguí y cómo fueron mis prácticas en paritorio. Con ellas, además de confirmar que es a lo que me quiero dedicar, conseguí mi carta de recomendación. 

Ya tenía todo preparado. Hoja de inscripción cumplimentada, Currículum Vitae, carta de presentación, carta de recomendación… me faltaba la homologación. Para que os hagáis a la idea de los nervios que pasé, esta llegó el ¡17 de mayo! Y eso pidiendo que agilizaran el trámite varias veces (lo cual funcionó, para mi sorpresa y alivio). 

el proceso de selección

Por fin entregué todos los papeles ¡La suerte estaba echada! Aunque para la siguiente noticia no tuve que esperar mucho, en una samana me llegó una carta con la invitación para las entrevistas, había pasado la primera criba.

Las entrevistas fueron a mediados de Julio y ya sabía, por una compañera de las prácticas, que serían en grupo. En el mío éramos 7 candidatas y 3 entrevistadoras. Nos contaron un poco los criterios que tomaban en cuenta a la hora de escoger a las alumnas y luego nos hicieron preguntas que cada una debía responder. Fue como una entrevista de trabajo, quieren asegurarse (en la medida de lo posible) que la persona a la que le dan la plaza vaya a hacer bien su trabajo, son muy pocas plazas ¡Y hacen falta matronas en Alemania!

Salí de la entrevista contenta de haberlo hecho lo mejor que pude y nos fuimos de vacaciones sabiendo que al regreso era probable que me llegara la carta (tanto para decirme que sí como que no). En efecto, al regresar un sobre con buenas noticias me estaba esperando en el buzón ¡Ya era real !

 

nuevos horizontes

Llevaba tantos meses con este objetivo que al leer la carta sentí más alivio que alegría. Obviamente me lo fui creyendo y ahora estoy como unas castañuelas por la oportunidad que tengo. Por otro lado, tengo mucho que organizar, no solo en casa (que también) sino con las asesorías y con el blog.

He estado muy ausente en mi versión online, pero mi idea con respecto al blog y redes sociales es tomarmelo sin prisa pero sin pausa.Quiero seguir publicando, para quien quiera leer, y sumaré al contenido actual lo que vaya sacando de las formación y las prácticas.

Offline no he cambiado mi actividad hasta ahora, aunque calculo que al empezar las clases lo haré. Aún no sé si del todo, tendré que ir viendo.

 Espero que os siga interesando y que os apetezca quedaros a acompañarme en esta nueva aventura.

 Una vez más, a las que hayais llegado hasta aquí, gracias por leerme,

 

Amaia

 

Suscríbete al Boletín y recibe de regalo el MINI-CURSO: GUÍA PARA EMPEZAR A PORTEAR

¡Accede al MINI-CURSO y empieza a disfrutar del PORTEO desde ya!

Además recibe cada semana una nueva entrada del blog que te ayudará a progresar a medida que tu bebé crezca y sé la primera en enterarte de las ofertas y promociones de la web!

Consentimiento

¡Genial! Sólo te queda confirmar tu dirección para empezar a recibir el mini-curso: guía de porteo.

Pin It on Pinterest

Share This