Esta semana os traigo otro tutorial de porteo, solo que esta vez con mochila. Ya os contaba en el post sobre disfraces mamá bebé para Halloween, que la idea con este disfraz era hacerlo accesible al porteo con mochila, aunque el rebozo (u otro tipo de prenda del estilo) formara parte del disfraz en sí.

Por eso, en este vídeo que os comparto, no importa mucho el tipo de mochila que utilicéis (siempre que sea de las que llamamos ergonómicas: panel ancho que cubra de rodilla a rodilla del bebé) porque NO es un tutorial sobre cómo se usa una mochila en concreto. Es un tutorial sobre cómo pasar el bebé a la espalda con mochila.

 

 

 

 

DESDE CÚANDO PORTEAMOS A LA ESPALDA?

Cúando pasar al bebé a la espalda, es una de las preguntas más frecuentes que me hacen como asesora de porteo. Igual que con otros temas relacionados con bebés, en este caso también cada uno es diferente. Esto quiere decir que no hay una edad o un peso concreto en el que podamos portear a la espalda, si no que depende de diferentes factores.

Uno de los factores es el portabebés, ya que con un fular o una bandolera de anillas, podríamos portear a la espalda desde el naciemiento. Como en este caso nos atañe la mochila, me voy a centrar en los mínimos para portear a la espalda con ella.

Muchas familias se deciden por una mochila como portabebés porque las consideran una opción más sencilla o menos “engorrosa”. Cierto es, que no tenemos que anudar y no nos sobra tela, pero eso no quiere decir que no tengamos que preocuparnos por hacer un buen uso de la mochila, porque como portabebés tiene sus propias recomendaciones.

Momento del desarrollo del bebé:

Aunque el portabebés sea el mismo delante que a la espalda, nuestro cuerpo no es igual por lo que la postura del bebé también varía. Para pasar al bebé a la espalda con mochila, deberemos esperar hasta que nuestro bebé se siente por sí mismo. Esto quiere decir, dejar al bebé tumbado en el suelo y que sea capaz de sentarse sin ayuda.

Parte superior:

Al haber más espacio, tenemos que proporcionar más soporte con la parte superior del panel de la mochila (dependiendo del tamaño del bebé puede que el panel llegue a las axilas y no a la cabeza). Cuanto más pegado a nosotros esté el bebé, mejor cargaremos nosotras el peso y menos se balanceará.

Para esto cerraremos las tiras que acercan los tirantes al panel por la parte superior. Hay mochila que no tienen esta tiras por lo que habrá que ajusta más los tirante por abajo.

Cuando el bebé se duerma, sujetaremos su cabeza con la capucha (podéis ver en el vídeo cómo). Si vuestro bebé es de los que no soporta nada en la cabeza bajo ningún concepto, en vez de subir toda la capucha, podéis probar con subir sólo un lado (donde esté su nuca) para darle soporte.

Cómo comento en el vídeo, es importante/interesante, que ensayéis esto solas, para ser autónomas también en el porteo a la espalda.

PRIMERAS VECES AL PASAR AL BEBÉ A LA ESPALDA CON MOCHILA

En mis asesorías siempre digo que es mejor si probamos una cosa nueva cada vez. Es decir, primero aprendemos a usar el portabebés (con un muñeco, cojín o incluso vacío), luego lo usamos con el bebé y una vez tenemos dominados ambos, aprendemos a la espalda.

Si empezamos a portear cuando nuestros bebés ya están (desde el punto de vista del desarrollo) listo para ser porteados a la espalda con mochila, no hace falta que estemos porteando una temporada delante para empezar a pasar a la espalda. Para ese momento, los bebés suelen entender pequeñas directrices y pueden colaborar (si están por la labor) en el proceso.

Aún así, es recomendable que nos familiaricemos antes con la mochila. Saber por dónde hay que tirar para ajustar, donde hay que cerrar, qué tira ajusta qué parte. Por lo tanto, antes de poneros al bebé, es interesante dominar la mochila.

Una vez conozcamos la mochila, la probaremos con el bebé. Al principio en compañía de alguien hasta que tengáis soltura. Y pongo compañía en vez de ayuda, porque la idea es ser autónomas en esto. Por lo tanto, tener a alguien que os de seguridad al lado, pero evitad que os pongan un tirante u os abrochen un cierre.

NUEVA SENSACIÓN:

Pasar el bebé a la espalda con mochila (o con otro portabebés) nos abre las puertas a un universo nuevo. No solo el peso está mejor distribuido, si no que recuperamos un montón de espacio delante y visibilidad.

No poder ver al bebé en todo momento suele dar a veces inseguridad y, aunque enseguida te das cuenta de que tu bebé se sigue comunicando igual, hay que hacerse a la nueva situación.

Para las que queráis seguir poder viendo a vuestro bebé a la espalda, existen espejos de porteo pensados especialmente para esto.

¿Listas para dar el salto? Espero que el vídeo y el post os hayan aportado el último empujón que necesitabáis. Si ya porteábais a la espalda, espero que algún truco o tip hayáis sacado del mismo!

Si creéis que necesitáis ayuda más personalizada, no olvidéis la opción de asesoría online, podéi leer más al respecto aquí, donde podremos hablar exactamente de vuestro caso y ajustar las recomendaciones para solucionas vuestro problema y que empecéis a disfrutar del porteo desde ya!

Gracias por leerme y feliz semana a todas!

Amaia

Pin It on Pinterest

Share This