Antes que nada ¡Feliz año nuevo! Os dije que el porteo no desaparecía y he decidido empezar el 2020 con esta guía de fulares de porteo!

El objetivo del post es intentar aclarar conceptos básicos sobre este portabebés y ayudaros a escoger el mejor fular para vosotras si estáis en la búsqueda de un fular de porteo.

Un trapo de esos

El portabebés de los mil nombres. Conocido como el trapo ese para llevar bebés, pareo de porteo, pañuelo de porteo, pasmina de porteo, tela de porteo o simplemente porteo, a veces no se hace querer mucho por su fama de complicado de usar, aunque como he dicho otras veces, empezando con buenas instrucciones, se tarda en aprender a usarlo con fluidez una semana.

Hoy quiero hablar más del portabebés en sí y no de cómo usarlo, pero puedes ver diferentes tutoriales para usar el fular en mi canal de youtube.

EL FULAR DE PORTEO

Como lo mejor suele ser empezar por el principio, que tal si empezamos con las presentaciones: se llama FULAR de porteo y los hay de diferentes tipos.

Se trata de una tela rectangular que puede variar en dimensiones y en composición. En función de esto nos ofrece unas posibilidades u otras.

Se podría hablar de dos grandes grupos de fular: elásticos y rígidos/tejidos (tejido no elástico). Dentro de cada grupo también encontramos diferentes variantes que explicaré a continuación.

Elásticos:

Pueden ser elásticos por su composición (que contengan alguna fibra sintética elástica tipo elastán) o por el entramado (que sea punto elástico).

Suelen medir unos 5m de largo y su anchura suele variar entre los 50cm y 70cm aproximadamente. Cuanto más anchos sean más se puede alargar su uso, aunque el factor limitante de este tipo de fular suele ser su elasticidad y lo que el bebé rebote conforme su peso aumenta.

Un fular elástico debe estirarse a lo largo, a lo ancho y en diagonal. Yo no conozco ninguna marca de fulares 100% Algodón (tejidos en punto elástico) que estiren bien a lo largo, por eso, a pesar de haberlos incluido en la categoría de elásticos en general, los considero siempre semi-elásticos y los explicaré en una categoría aparte.

Los fulares elásticos suelen escogerse para bebés recién nacidos porque son finos y suaves (aunque no son recomendables en bebés prematuros o con hipotonía porque no ofrecen tan buen soporte). Su elasticidad permite usar nudos preanudados (en los que primero se anuda el fular y luego se introduce al bebé) y suele ser la razón para escogerlo. Es muy cómodo usar los preanudados si se va a estar poniendo y quitando al bebé del fular a menudo (salidas en coche al médico, a hacer la compra…).

Aquí podéis ver cómo usar el fular elástico con el preanudado.

Aunque su uso más extendido sea el preanudado, se pueden usar como los fulares rígidos y con algunos modelos más gruesos, y con experiencia, incluso a la espalda. De hecho, si se va a usar por tiempo prolongado (para salir a pasear por ejemplo), lo recomendable es anudarlo sobre el bebé para que el ajuste sea el óptimo.

Su elasticidad puede ser una ventaja pero también tiene sus inconvenientes. Conforme el bebé va ganando peso, empiezan a no dar tan buen soporte. En general, tiene una vida media más corta que los fulares que no son elásticos. Por esta misma razón suelo recomendar NO comprar fulares elásticos de segunda mano.

Semi elásticos

Los meto en otra categoría porque ni se comportan al 100% como elásticos ni como no elásticos. Muchas veces se venden como fulares elásticos, por lo que es importante conocer bien cómo se comportan antes de animarse a comprar uno pensando que será igual.

Suelen medir unos 5m de largo y en general unos 70cm de ancho. Son blanditos y por eso escogidos muchas veces para bebés recién nacidos. En este caso los nudos preanudados no suelen dar muy buen resultado, ya que se suele tener que calcular el hueco donde irá el bebé y, por lo tanto, no se ajusta del todo bien.

«Descartado» el preanudado, hay que ajustarlo como un fular no elástico y da menos soporte que este porque un poco elástico sí que es. Por lo mismo, tampoco sería la mejor opción para bebés prematuros y/o con hipotonía. Igual que con los elásticos, en función de su grosor y la experiencia del porteador, también pueden usarse a la espalda.

Es decir, un fular semi elástico sería como un fular elástico que no permite un preanudado bueno, que nos va a durará, en general, un poco más de tiempo pero menos que uno tejido. La ventaja que tendría frente a uno no elástico es que no necesita ser domado (ablandado) al principio porque ya es muy manejable.

Es esta entrada puede ver una cruz envuelta hecha con fular semi-elástico.

Tejidos/Rígidos

En este tipo de fulares es, en general, en los únicos en los que encontramos tallas.  Van desde los 1’80m hasta los 5’7m de largo. En anchura no suelen varíar y rondan los 70cm, aunque algunas marcas ofrecen fulares más estrechos y/o más anchos para cubrir necesidades específicas.

En función de su largura podremos hacer diferentes nudos. Cuanto más largo, más posibilidades pero también más tela que manejar.

La talla de inicio habitual suele ser la 6 (4’7m) con la que se pueden hacer prácticamente todos los anudados tanto delante, a la cadera, como a la espalda.

Pueden tener diferente composición. Los más sencillos son de algodón, también los hay mezclados con lino, lana o seda en diferentes proporciones y varian en gramaje, es decir, en cuánto pesan. Esta variabilidad viene dada for la forma de entrelazar los hilos y por el grosor de estos. Las más sencillas suelen ser más finas (pesan menos) y las más complejas más gruesas.

Cuando se tiene práctica, estas variantes en la composición pueden marcar alguna diferencia pero si estás empezando a portear, no vas a notar mucha, por lo que te recomiendo que escojas el que más te guste.

Lo que sí puedes notar de unos fulares a otros es lo rígidos que llegan del telar. Uno más que otros, pero los fulares tejidos necesitan ser «domados» antes de usarse. Primero hay que lavarlos para que las fibras se hidraten y el fular nos dure más y en mejores condiciones. Además de esto, se pueden trenzar, anudar, usar como cubre sofás y sentarnos encima…hasta que se ponga blandito y manejable. Cuanto más lo usemos, más manejable será. Por esta razón (además de las ecológicas y económicas) no es una idea descabellada comprar fulares de segunda mano.

guía comparativa de fulares de porteo

Como muchas veces es complicado hacerse a la idea de qué ofrece cada tipo de fular, os dejo estas tablas en las que se pueden comparar, a groso modo, los tipos de fulares.

Por favor,  leed la nota de advertencia que encontraréis más abajo para poder interpretar mejor qué significa cada color.

guía de fulares de porteo elásticos

RN- recién nacido. m=meses

guia de fulares de porteo semi elásticos

RN= recién nacido. m=meses

guía de fulares de porteo tejido

RN= recién nacido. m=meses

Advertencia sobre las tablas orientativas:

En el porteo nada está permitido o prohibido. Dada la amplia oferta en fulares (y portabebés en general), las características específicas de cada marca junto con la experiencia de cada usuario, hacen que el uso sea más o menos restringido. Las tablas están pensadas para dar una idea de las posibilidades que ofrece cada tipo de fular en general:

verde: uso recomendado, cómodo y seguro con un uso y conocimientos estandard en porteo.

Amarillo: no óptimo. Significa que la comodidad y seguridad dependen de varios factores (tipo de fular/ peso del bebé/ experiencia previa en porteo…) y que debe tenerse en cuenta.

Rojo: No recomendado. Significa que, la mayoría de las veces, es complicado conseguir portear de forma cómoda y/o segura.

Por último, recuerda que la responsabilidad de informarse bien sobre cómo portear de forma segura es siempre del porteador, por lo que, si tienes dudas busca ayuda!

estas cosas modernas que llevais ahora

Esta frase me hace gracia porque, el concepto del fular en sí, muy moderno que digamos no es. Lo que sí es nuevo, es la forma que tenemos de usarlos, ya que se tienen el cuenta factores que antes no (como son la ergonomía o la adaptación al estilo de vida actual). Las larguras y composiciones son muy variadas, así que, ya veis que aunque parecen simples trozos de tela, cada tipo de fular tiene su miga y están tejidos y confeccionados para ofrecer un servicio específico.

Una ves escogido el tipo de fular que más nos interesa, mi recomendación es siempre comprar el que os parezca más bonito. Recordad que va a ser lo que más se vea durante varios meses y es muy importante sentirse agusto.

Y con esto termino. Espero que os sirva y, una vez más, si habéis llegado hast aquí, gracias por leerme.

Amaia

Suscríbete al Boletín y recibe de regalo el MINI-CURSO: GUÍA PARA EMPEZAR A PORTEAR

¡Accede al MINI-CURSO y empieza a disfrutar del PORTEO desde ya!

Además recibe cada semana una nueva entrada del blog que te ayudará a progresar a medida que tu bebé crezca y sé la primera en enterarte de las ofertas y promociones de la web!

Consentimiento

¡Genial! Sólo te queda confirmar tu dirección para empezar a recibir el mini-curso: guía de porteo.

Pin It on Pinterest

Share This