Desde hace unos años el uso de mochilas de porteo ha aumentado tanto que cada vez nos encontramos más marcas y modelos en el mercado. Por un lado esto es algo bueno porque tenemos más opciones donde escoger, por otro, puede ser un poco abrumador.

En el post de hoy voy a hacer una comparativa entre mochilas por grandes grupos. Es decir, no será marca por marca, pero sí agrupadaré las características generales. De esta manera podréis escoger por características y no estar tan condicionadas a las marcas.

Mochilas de porteo: el concepto

Las mochilas de porteo llevan usándose muchos años. Fueron el primer portabebés «moderno» y, aunque los primero modelos no fueran muy ergonómicos, la verdad es que cubrían y pusieron de manifiesto la necesidad de contacto del bebé, y la de tener las manos libres de sus cuidadores, de una manera fácil.

Con el tiempo las mochilas de porteo han evolucionado pero el concepto sigue siendo el mismo, cubrir necesidades de bebés y madres/padres de una forma cómoda.

Fáciles de usar

Hoy en día la razón por la que muchas familias piensan en una mochila cuando buscan un portabebés suele ser la facilidad de uso.

Paradógicamente, suelen ser el portabebés que peor se usa. La creencia de que no se necesita saber mucho al respecto para usarla correctamente, hace que muchas familias no se informen tan adecuadamente como cuando van a usar otro tipo deportabebés que se considera más complejo de usar.

El uso no correcto de la mochila hace, muchas veces, que el porteo no sea cómodo y se abandonde. De esta manera se extiende la creencia de que el dolor de espalda es habitual al portear o que bebés de más de cierto peso no pueden ser porteados.

Del mismo modo, el elevado número de diferentes modelos de mochilas de porteo hace pensar que todas se usan de la misma forma, por eso, voy a clasificar los diferentes tipos de mochilas con el fin de que , si estás en la búsqueda de una, escojas conociéndo qué posibilidades te pueden ofrecer.

El panel:

Llamamos panel a la parte rectangular de la mochila que cubre desde las corvas (parte trasera de las rodillas) hasta cabeza del bebé. La parte inferior va cosida al cinturón y en la superior van cosidos los tirantes y la capucha.

La anchura del panel determinará la idoneidad de la mochila para el momento del desarrollo de nuestro bebé. Hay mochilas en las que el ancho es fijo y otras, a las que llamamos evolutivas, en las que puede ajustarse.

No evolutivas

Como decía más arriba, son las que no permiten ajustar la anchura del panel al tamaño del bebé. Las primeras que salieron al mercado (aún vendidas hoy en día) tienen el panel muy estrecho. Esto significa que no cubren de corva a corva del bebé y sus piernas quedan colgando. Este tipo de mochilas no están recomendadas y no se consideran ergonómicas por no respetar la postura fisiológica del bebé.

Las mochilas de porteo con panel fijo más habituales que encontramos hoy en día, son las de panel cuadrado/rectangular. Están pensadas para que cubran de rodilla a rodilla del bebé manteniendo las rodillas a la altura de la cadera. La anchura del panel no es siempre la misma, hay algunas mochila más anchas que otras y por lo tanto más o menos adecuadas según el tamaño de tu bebé. Tan poco ergonómico es que sea demasiado estrecho (y las piernas cuelguen) como que demasiado ancho (y fuerce la apertura).

Hay algunas marcas que incorporan adaptadores para bebés más pequeños. Según mi experiencia como asesora, estos adaptadores no suelen dar buenos resultados. Si quieres una mochila de porteo no evolutiva para las primeras etapas, busca una con un panel del ancho adecuado.

Evolutivas

Hablamos de mochilas de porteo evolutivas cuando el ancho del panel puede ajustarse al tamaño del bebé. En algunos modelos también puede ajustarse el alto, aunque es menos habitual.

Mochila evolutiva con sistema de anillas con bebé de 3 meses

Estas mochilas cubren un mayor espectro de las etapas de porteo. Unas están más enfocadas a las primeras etapas, otras a las intermedias, otras a las finales y también las hay que cubren todas ellas. Yo recomiendo usar desde el nacimiento únicamente aquellas que permiten subir las rodillas por encima de la cadera (no solo dejarlas a la altura). La razón para esto es que, al subir las rodillas no se fuerza la apertura de las pierna, algo muy importante en los recién nacidos. A partir de los 3-4 meses, prácticamente cualquier evolutiva permite un porteo fácil y seguro.

Mochila evolutiva con sistema de anillas con niña de 4 años

La forma en la que se ajusta el panel es diferente en cada marca. A veces esa diferencia varía muy poco y otras veces son sistemas totalmente diferentes. A menudo se frunce el panel mediante un cordón, otras se ajustan con un sistema de botones/corchetes o con velcros entre otras. Desde mi punto de vista, las que mejor se adaptan a todas las etapas del porteo, son las que se ajustan con sistema de anillas como los que tienen las bandoleras.

En cualquier caso, y sobre todo cuando hablamos de los primeros tres meses de vida, suelen adaptarse mucho mejor las mochilas con paneles de tela (ya sea de loneta o fular) que las de paneles acolchados y más rígidos.

Si no estás muy segura de cual es la postura idónea y/o de cómo debe quedar el portabebés en tu cuerpo, te aconsejo que leas este post sobre cómo empezar a portear.

Los tirantes

Los tirantes de las mochilas suelen ser, por norma general, acolchados. Algunos están cosidos al cinturón o panel y otros se pueden soltar mediantes enganches de plástico.

En los modelos en los que se pueden soltar podemos encontrar también variantes. Algunos permiten el enganche únicamente al panel (soltarlos puede servir para cruzar los tirantes a la espalda o para portear a la cadera por ejemplo), mientras que en otros se puede variar entre enganchar en el panel o en el cinturón.

Los tirantes se ajustan mediante correas por la parte inferior, en muchos casos también por la superior (la parte que va a la parte de arriba del panel) y mediante una correa/tira transversal que uno los dos tirantes mediante un enganche de plástico. En general, las de tres ajustes permiten un ajuste más específico.

Capucha

La capucha es un trozo de tela, a menudo cuadrado, unido a la parte superior del panel por su extremo inferior. Puede estar cosida o ser de quita y pon. En ambas esquinas superiores tienen algún sistema (gomas, cordones, velcros, corchetes…) que permiten engancharlas a los tirantes.

La capucha la usamos para sujetar la cabeza del bebé cuando éste está dormido a la espalda. Cuando porteamos delante, usarla extendida no es muy cómodo porque suele llegar al cuello del porteador, pero podemos enroscarla y usarla de soporte para debajo de la nuca y así, reforzar el ajuste.

Entonces ¿Qué mochila de porteo es la mejor?

La pregunta del millón (de respuestas). Siempre que se pueda conseguir la postura adecuada para el bebé y porteador, no hay una mochila mejor que otra por definición. Por eso, y dado el alto número de diferentes modelos, no puedo dar una respuesta rotunda. De lo que sí puedo hablar es de la versatílidad de la mochila que se vaya a escoger.

Las mochilas que son blanditas (de una sola capa o capa doble de tela) suelen adaptarse mejor al bebé que las que tienen el panel acolchado o rígido. Las evolutivas, a través de sus diferentes sistemas de ajuste, también permiten un ajuste mas específico.

Desde mi punto de vista, desde la aparición de las evolutivas, las que no lo son se han quedado un poco obsoletas y le veo más sentido a adquirir una de las primeras, que va a durarnos más tiempo.

Dentro de las evolutivas, las que ajustan el panel con sistema de anilla son las que me parecen más adecuadas para recién nacidos, pero a partir de los 3 meses las diferencias entre unas y otras no son muy grandes.

Por la alta variabilidad entre marcas y modelos, las tablas de uso orientativas son muuuuy generales. Además en el caso de las mochilas, muchas veces las marcas recomiendan su uso en función del peso del bebé, criterio que no es adecuado. Siempre debemos orientarnos en función del momento de desarrollo del bebé. Esto suele estar más correlacionado con la edad (aunque también sea orientativo).

RN= Recién nacido; m= meses
Advertencia sobre las tablas orientativas:

En el porteo nada está permitido o prohibido. Dada la amplia oferta en mochilas (y portabebés en general), las características específicas de cada marca junto con la experiencia de cada usuario, hacen que el uso sea más o menos restringido. Las tablas están pensadas para dar una idea de las posibilidades que ofrecen las mochilas de porteo en general:

verde: uso recomendado, cómodo y seguro con un uso y conocimientos estandard en porteo.

Amarillo: no óptimo. Significa que la comodidad y seguridad dependen de varios factores (tipo de mochila/ peso del bebé/ experiencia previa en porteo…) y que debe tenerse en cuenta.

Rojo: No recomendado. Significa que, la mayoría de las veces, es complicado conseguir portear de forma cómoda y/o segura.

Asterisco: Hay modelos que se salen de la norma general y están representados por un asterisco en el color correspondiente.

¿Te han quedado dudas? Si crees que se me ha quedado algo sin contestar, no dudes en dejar tu pregunta en los comentarios.

Gracias por leerme,

Amaia

Suscríbete al Boletín y recibe de regalo el MINI-CURSO: GUÍA PARA EMPEZAR A PORTEAR

¡Accede al MINI-CURSO y empieza a disfrutar del PORTEO desde ya!

Además recibe cada semana una nueva entrada del blog que te ayudará a progresar a medida que tu bebé crezca y sé la primera en enterarte de las ofertas y promociones de la web!

Consentimiento

¡Genial! Sólo te queda confirmar tu dirección para empezar a recibir el mini-curso: guía de porteo.

Pin It on Pinterest

Share This