Aunque el post de esta semana es sobre cómo empezar a portear, también voy a aprovechar para hacerte una pequeña confesión (si es que puede llamarse así) y es que, soy muy de empezar la casa por el tejado y luego ya, si eso, ir viendo. Puede que no hable muy bien de mí, o sí, o puede que te estés preguntando ¿A que viene esto? 

Pues resulta que, el post que estás a punto de leer, lleva acompañándome detrás de la oreja cual Pepito Grillo desde que decidí incorporar el blog a la web, pero hasta ahora no lo había hecho. Por una sencilla razón, no quería ofrecerte más de lo mismo. Pero claro, algunas cosas son lo que son y no se puede innovar mucho (que sí contarlo de otra manera) en el contenido, y por eso quería esperar hasta poder ofrecerte algo diferente XD. Lo que vas a encontrar a continuación, son las recomendaciones básicas que debes tener en cuenta si acabas de empezar a portear, sin mucha innovación, pero desde luego útiles y necesarias si acabas de llegar a este mundillo, pero si lees hasta el final ¡verás a lo que me refiero!

De todas formas, me consta que no todo el mundo que habla y escribe sobre porteo nombra todos los puntos que verás a continuación, por lo que, algo nuevo puede (espero) que también encuentres!

POSTURA FISIOLÓGICA DEL BEBÉ

Un básico del porteo es que sea el portabebés el que se adapte a bebé y no al revés. Dicho de otra forma, el portabebés que escojamos tiene que ser respetuoso con la postura fisiológica del bebé. De nada nos sirve estar concienciadas con que las piernas no deben quedar colgando, si luego vamos a forzar la apertura de las mismas. Por lo tanto, repito, buscaremos, preferiblemente, un portabebés que se ajuste al bebé y no al contrario.

Prestaremos especial atención a estos tres puntos importantes: cabeza, espalda, pelvis/piernas

CABEZA

La cabeza debe poder ir siempre bien sujeta. Ya sea porque tu bebé aún no tiene control cefálico, en cuyo caso hay que darle sorporte todo el rato, o cuando ya lo tiene, para cuando esté dormido.

La nariz y la boca siempre estarán visibles para el porteador y hay que cuidar que su barbilla no esté tocando su pecho para que las vías respiratorias estén libres.

 

 

ESPALDA

La espalda debe estar ligeramente redondeada y el portabebés bien ajustado para darle un soporte homogéneo. Si nuestro bebé acaba de nacer le daremos ajuste hasta la cabeza y conforme vaya avanzando en su desarrollo, podremos ir bajando el ajuste hasta la mitad de la espalda (este sería el caso de un bebé que se sienta por sí mismo).

 

 

PELVIS/PIERNAS

Pongo estos dos puntos en uno porque van de la mano. La clave para tener éxito en los dos puntos anteriores está en la pelvis. Al empezar a portear se piensa muchas veces que lo importante es que las rodillas estén más elevadas que la cadera, pero si no basculamos la pelvis de nuestro bebé en retroversión (que parezca que el culito está caído hacia atrás) es muy difícil mantener una postura adecuada. Al bascular la pelvis, las piernas se elevan y debemos dar sujección hasta la corva (parte trasera de la rodilla) para mantener la postura y que la articulación de la cadera quede bien colocada.

Una de las preguntas más frecuentes al empezar a portear suele ser si hay que abrir las piernas del bebé y la respuesta es NO. La apertura de las piernas debe ser la que cada bebé tenga, algunos las abren más y otros menos. Lo que siempre haremos es dar soporte hasta la rodilla dejando pantorrillas y pies libres. Los podremos tapar para abrigar, pero evitaremos hacer presión en las plantas de los pies.

 

  

PORTEADOR/A

Tan importante como pensar en el bienestar de tu bebé es hacerlo en el tuyo. Portear de forma correcta evita que el porteo sea incómodo, que tengas molestias o incluso dolor de espalda y/o cuello. Además, tienes que tener en cuenta quetu suelo pélvico está recuperándose de un embarazo y por eso debes prestar atención a no ejercer más presión sobre esa zona.

Un error muy común al empezar a portear es poner el portabebés muy bajo y ajustarlo poco. Con bebés recién nacidos, la referencia es su cabeza. Esta deberá quedarte encima de tu pecho, a la altura de un beso. Conforme van creciendo, iremos bajando su culito, pero nunca debería quedar por debajo de nuestro ombligo. En cuanto al ajuste, sabrás que tu portabebés está bien ajustado cuando, al inclinarte hacia delante, tu bebé no se separe de tu cuerpo. Es un miedo muy común el de apretar de más, pero la mayoría de los problemas vienen por ajustar de menos.

 

 

ESCOGER PORTABEBÉS

Unido a todo esto, está por supuesto la selección del portabebés. Cuando vayas a comprar tu portabebés, asegúrate de que cumple con las características para cubrir los punto anteriores. Si tu criterio a la hora de escoger un portabebés es que sea fácil de usar (criterio muy común), ten en cuenta que también debes aprender a usarlo correctamente. Recuerda que la responasbilidad del buen uso del portabebés es tuya y que deberías darle, por lo menos ( si no más) , tanta importancia y dedicación como se le da a aprender a montar el carrito o la silla del coche.

Ya te he dicho antes que estos son los puntos básicos que necesitas conocer para empezar a portear, pero si te ha sabido a poco y tienes ganas de más, aquí viene la sorpresa de la que te hablaba: apuntándote aquí al boletín te podrás descargar el MINI-CURSO GRATUÍTO para empezar a portear! Son cinco vídeos en los que profundizo un poco más en cada punto y he añadido alguno más que considero pueden ayudarte en tus inicios en el porteo. Espero que la disfrutes mucho y resuelva tus dudas al respecto!

Un beso y gracias por leerme!

Amaia

Suscríbete al Boletín y recibe de regalo el MINI-CURSO: GUÍA PARA EMPEZAR A PORTEAR

¡Accede al MINI-CURSO y empieza a disfrutar del PORTEO desde ya!

Además recibe cada semana una nueva entrada del blog que te ayudará a progresar a medida que tu bebé crezca y sé la primera en enterarte de las ofertas y promociones de la web!

Consentimiento

¡Genial! Sólo te queda confirmar tu dirección para empezar a recibir el mini-curso: guía de porteo.

Pin It on Pinterest

Share This